Lactancia artificial VS lactancia materna

Si hace unos años me hubiesen dicho lo lejos que llegaría con la lactancia materna, sinceramente, no me lo habría creido.

Durante mi primer embarazo fue algo que nunca llegué a plantearme, simplemente opté por la lactancia artificial y la verdad es que nos fue bastante bien. Alejandro era un pequeño tragón que no se saltaba ni una toma (casi hasta los 3 años se despertaba hasta 2 veces de noche), con lo que las latas de leche nos duraban muy poco. Tuvo cólico del lactante y reflujo por lo que le cambiaron el tipo de leche en varias ocasiones. Al cumplir el año le introducimos la leche de vaca y desde ese momento, hasta hoy día, sigue bebiendo mucha leche.

En el segundo embarazo dije que intentaría darle el pecho, pero como no estaba muy segura de saber o conseguir hacerlo, no compré sujetadores de lactancia, ni cojín, ni nada relacionado con ella. Si iba bien ya tendríamos tiempo de comprarlo todo sobre la marcha.

Decir que tenia mil dudas sobre este tema sería quedarse corta. No tenia nadie en mi entorno con experiencia a quien preguntar con lo que internet fue mi salvación. Me documenté todo cuanto pude (agarre, posturas, crisis…). Di con varios grupos de facebook formados por asesoras, mamás y matronas y leyendo sus dudas o problemas, iba pillando ideas para solucionar los mios propios llegado el momento.

El día que nació Guillermo los miedos y inseguridades comenzaron a aflorar, pero por suerte la matrona era un encanto y estuvo muy atenta en todo. Hubo una frase que se me quedó grabada “tranquila, el te enseñará mejor que nadie” y así fue.

El agarre era perfecto. El primer día nos pasamos casi 4 horas seguidas intercalando un pecho con otro porque no se saciaba. Al tercer día me subió la leche y continuamos con lactancia a demanda.

Salvo las típicas grietas del principio todo iba como la seda. Guille es muy dormilón y con dos meses ya dormía hasta 5 horas seguidas durante las noches, eso unido a la alta producción que yo tenía me provocaron una mastitis.

No recuerdo haber tenido una fiebre tan alta en mi vida (39’9°), el pecho duro como una piedra y un malestar general bastante incómodo que me acompañó durante unos días. Cuando oí el diagnóstico pensé que era el fin, pero por suerte volví a topar con un medico bastante informado acerca de lactancia y me dijo que los antibióticos no eran incompatibles, con lo que a golpe de sacaleches y mucha succión del peque, junto con la medicación, solucionamos el problema.

Pero la cosa no quedo ahí. En solo tres meses tuve tres mastitis. Fue horroroso, Guillermo comía y yo lloraba de dolor, un dolor insoportable. Todos me decían que lo dejase, que no merecía la pena sufrir tanto pudiendo darle un biberón, pero como a cabezona no me gana nadie, seguí adelante.

Fue cuestión de semanas que el pecho se acostumbrase al nuevo ritmo de sueño y comidas del bebe. A partir de ahí todo volvió a ir genial.

Conseguimos alcanzar los seis meses de lactancia materna exclusiva, algo que al principio me parecía impensable.

Poco a poco, lo que comenzó siendo algo “experimental” se ha convertido (a pesar de todos los obstáculos) en quince meses maravillosos de los que me quedo con lo bueno, como sus sonrisas de satisfacción, sus “maaa teta” o como la busca cuando necesita consuelo.

De momento no me planteo acabar con esta etapa, básicamente porque nos va muy bien y ambos seguimos disfrutando de los ratitos de teti. Otra de las causas es que a Guillermo no le gusta otra leche que no sea la de mama y en su envase original (la teta). Cuando empecé a trabajar se negaba a tomar biberones y probamos con mil marcas de leche pero ninguna llegó a gustarle.

Mientras tanto me tocará seguir poniendo mi mejor sonrisa y contestarles con la mayor educación, a todos aquellos que se creen con el derecho a opinar sobre la vida de los demás.

Mi consejo es que escojais biberón o teta, disfrutéis de esos momentos, porque los meses vuelan y son únicos. Que no se es mejor o peor por elegir una opción u otra. Haced oídos sordos a las opiniones mal intencionadas. Cada niño es un mundo, no hay dos niños iguales, por lo que los consejos y experiencias de los demás pueden servirte o no, es cuestión de ir descubriendo las tuyas propias.

Confía en ti porque nadie conoce a tu bebé mejor que tu.

Para las que optéis por L.M os dejo algunas paginas que a mi me han servido de gran ayuda:

http://www.e-lactancia.org

Esta pagina es 100% fiable para la consulta de medicamentos. A veces en los prospectos suele venir que no se pueden tomar durante la lactancia y si que se puede. Médicos y matronas consultan a través de esta página.

http://albalactanciamaterna.org

Esta otra es para consultas y dudas. También tienen grupo de facebook.

Muchas gracias por leerme!

Besos, Mariloli.

Anuncios
Categorías Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close